Mientras en Chiapas grupos de católicos marcharon para apoyar a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en Michoacán maestros bloquearon accesos en sucursales bancarias para presionar a las autoridades federales y en Guerrero tomaron casetas y retuvieron camiones. En Oaxaca, por el contrario, se canceló una caminata por la falta de quórum.

En Chiapas, además de marchar en apoyo del magisterio, creyentes entregaron víveres y dinero que recaudaron en los últimos días.

En Tuxtla Gutiérrez se concentraron feligreses de las diócesis de esta ciudad, así como los de San Cristóbal de las Casas y de Tapachula, quienes marcharon al centro de la capital para respaldar al magisterio disidente que desde el 15 de mayo se mantiene en paro de labores, en demanda de la derogación de la reforma educativa.

Los 戀eles católicos entregaron en el parque central la ayuda económica que recaudada de las comunidades en los últimos días.

El sacerdote Marcelo Pérez, de la parroquia de Simojovel de Allende, estimó que en la peregrinación participaron unas 20 mil personas de 50 parroquias. En un mensaje, dijo que los católicos están dispuestos a peregrinar hacia la Ciudad de México.

En Michoacán, integrantes de la Sección 18 de la CNTE tomaron las sucursales bancarias en las principales ciudades del estado: impidieron el paso a personal y usuarios hasta las 15:00 horas, a fin de presionar y alcanzar los acuerdos en las mesas de diálogo que plantearon ante la Secretaría de Gobernación.

En Guerrero, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación retuvieron 12 autobuses de pasajeros y se llevaron al menos cinco unidades a su campamento. Cerca de 100 maestros tomaron la caseta de Palo Blanco en la Autopista del Sol, en tanto que otro grupo tomó durante dos horas la vía de cobro en La Venta, cerca de Acapulco.

En Oaxaca, por falta de quórum y ante la falta de acuerdo de las autoridades para ser atendidos, maestros de la CNTE suspendieron su marcha, por lo que se trasladaron a la pagaduría del IEEPO, en donde les pagarían sus quincenas. 

Volver