El fondo del problema de los desplazados de Chalchihuitán y Chenalhó se debe a la lucha de poder, con miras a las elecciones del 2018. Los habitantes de Chalchihuitán culpan y responsabilizan directamente a la presidenta municipal de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, en contubernio con el gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, de imponer las armas para asegurar las bases priistas para las próximas elecciones.

En entrevista con el vocero de los desplazados de Chachihuitán, Domingo Díaz, señaló que la presidenta municipal de Chenalhó, Rosa Pérez, está utilizando un añejo problema agrario para justificar la violencia utilizada para afilar las bases del partido del PRI, debido a que los chenaloenses han manifestado cambiarse de color para las elecciones del 2018.

“Muchos dicen que la raíz de este problema es un conflicto de límites, pero no es así, este problema es muy añejo, desde hace más de 45 años. El gobierno actual, con la presidenta, Rosa Pérez, hicieron un plan que aterriza con ese añejo problema agrario, pero no es cierto, el problema aquí es de poder, la política, porque creo que existe la intención de Chenahló de acabar con el priismo y nos están pasando a traer para justificar la violencia. Pasan a atraer a Chachihuitán porque somos colindantes y nos tocan como respaldo para simular el ataque que están haciendo contra los que se están revelando”, declaró.

El vocero destacó que Chenahló es el que tiene problemas políticos con el gobierno porque Chachihuitán ha avanzado en esa materia; dice que aunque todavía utilizan el sistema de usos y costumbres para nombrar a las autoridades, en la actualidad eligen regidores plurinominales, constitucionales de manera institucional y por aparte eligen a los regidores tradicionales. En Chenalhó aún no existe eso, por eso están utilizando las armas para definir las bases políticas.

Domingo Díaz manifestó que el gobierno dice ignorar la problemática, pero él sabe la situación de fondo, sobre todo porque desde hace tiempo existen priistas armados, “hay grupos de priistas armados y también están los llamados paramilitares, ahora llega Rosita Pérez, como buena dama y presidenta municipal, hace su grupo armado del Partido Verde Ecologista, por eso busca pleito de fuera para que finalice en su pueblo”.

Descartó que los paramilitares pertenezcan al grupo armado del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), “ellos son autónomos, ellos no los tocamos porque ellos no son, no es por ahí, entonces la pregunta por qué tanto el pleito, de qué se trata”.

Además dice que se han percatado de que los grupos armados no tienen intención de matar, porque aunque han acabado con los animales domésticos de los poblados, como vacas, cerdos y gallinas, no se han atrevido a matar a personas; sin embargo es una forma de intimidación dirigida a ambos poblados. La realidad de los hechos es otra, hasta el momento no existe el supuesto retorno de los desplazados, no hay estabilidad, al contrario el problema se ha agudizado, se ha ido intensificando porque los paramilitares de Chenahló han intensificado el tiroteo con armas y bombas.

“No sabemos qué tipo de armas y bombas son porque el tiroteo es demasiado. Quizás algunas familias han regresado, pero las actividades cotidianas no están en la normalidad, debido a que constantemente nos intimidan con los tiroteos”, además destacó que no tienen posibilidades ni de recolectar el maíz en sus parcelas porque los paramilitares están en todas partes.

Aclaró que hasta el momento no ha habido más muertos porque no han caído en la provocación de los paramilitares, se han mantenido al margen. Fomentando la paz, porque una “cosa esta clara no tenemos problemas con los de Chenahló, el problema es político, eso es lo que cuidamos más, no caer en la provocación para que no haya mucho que lamentar”.

Por eso exigen el desbloqueo total de los caminos, libertad de tránsito, establecimiento de los destacamentos de los tres puntos y la seguridad de toda la zona. Exigen castigo a los intelectuales de la violencia ejercida, principalmente a “la señora presidenta de Chenahló, Rosa Pérez Pérez, por lo que está haciendo en contubernio del gobierno, dice que el gobierno no sabe, pero bien que lo sabe todo”.

Narró que sin saber lo que estaba pasando, el 14 de noviembre, el grupo armado de la presidenta municipal tapó los tres caminos e intensificó la detonación de armas y bombas, quemaron casas; la gente asustada y sin saber lo que ocurría salió de sus casas y se refugiaron en las frías montañas.

Finalmente señaló que los militares no han operado de ninguna manera porque dicen no tener órdenes de desbloquear los caminos. La estrategia del gobierno no ha funcionado, sin embargo el secretario de gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, dice “ya atendimos, también ya están regresando totalmente, pero es mentira, son parte del plan de la presidenta, Rosa Pérez”.

IDALIA DÍAZ / EL TIEMPO DE CHIAPAS

 

Volver