La ignorancia de que la cultura es la base principal de la transformaciones sociales es lo que ha provocado la crisis cultural en Chiapas, señaló el senador Zoé Robledo Aburto, al lamentar la falta de valor y reconocimiento de los personajes que le dan vida a la cultura, como el caso del olvido de los Premios Chiapas y  el problema del mural “Voces Vivas”, del escultor Robertoni Gómez.

Zoé Robledo hizo un llamado al gobierno del estado y a CONECULTA para que valoren el mural del Museo del Café y le pague al escultor Robertoni Gómez, “él sabe que con menos de lo que paga un concierto de Julión Álvarez puede pagar el mural. Yo insisto que le paguen lo que le deben a Robertoni, es un privilegio tener un artista como él y es una vergüenza lo que le estemos haciendo, le estamos dando un trato como cualquier proveedor y él es un artista, en verdad lamento mucho la situación”, destacó el senador.

Además recalcó que en este caso, la  política debe servir, debe hacer su trabajo para sentar a las partes y encontrar una solución, “Juan Carlos Cal y Mayor tiene que encontrar la manera de resolver el problema de alguien que sin duda es un patrimonio cultural vivo de Chiapas,  que ha hecho importantes aportaciones, con un estilo y una propuesta artística  que por mucho tiempo no se veía en Chiapas y creo que no deberíamos estar con ese tipo de problemas”, recalcó.

Señaló que la mayoría de las instituciones gubernamentales, no sólo de esta administración, desconocen que cualquier sociedad que pretenda construir una memoria histórica basada en la identidad debe trabajar a la par con las manifestaciones culturales.

“Muchos piensan que el trabajo de la cultura no es necesario cuando se tienen tantos problemas de pobreza, marginación y violencia como en Chiapas; sin embargo no se dan cuenta que la mayoría de las veces es la cultura la que nos puede salvar de la violencia porque en ella nos reencontramos como seres humanos”, destacó Zoé.

Prueba de ello ha sido el rescate de los dos museos, el de la Ciudad y el de Francisco I Madero, que como la misma sociedad se ha involucró ahora se han  convertido en lugares de gran importancia para la capital Chiapaneca. Fueron obras que la administración actual del gobierno del estado no iba a destinar presupuesto, “pero se logró por otras instancias y ahora son lugares muy concurridos para los chiapanecos”.

Diferente a lo que sucedió con el museo de Rosario Castellanos, en Comitán de Domínguez, y el MUSAC de San Cristóbal de las Casas, que aunque hicieron una fuerte derrama económica no tuvieron la gran relevancia debido a que la sociedad no fue incluida.

El arte y la cultura lo hace la sociedad y lo mínimo que debe hacer el gobierno es dar valor y reconocimiento, “siempre he creído que es un error recortar el presupuesto a la cultura, que siempre es el espacio donde hay que recortar, yo he insistido mucho en la importancia del rescate de los espacios públicos porque es nuestra memoria y es el espacio donde se recrea la cultura”, finalizó. 

KARLA ANAHUAC / EL TIEMPO DE CHIAPAS

Volver