Policías estatales denunciaron al alcalde electo de Jiquipilas, Carlos Manuel Calvo Martínez, de seguir percibiendo su jugoso salario oficial de 40 mil pesos, más una cantidad similar de una nómina confidencial y las cuotas de los sectores de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) de Chiapas.

Tras la ratificación del Tribunal Electoral del Estado de Chiapas sobre el triunfo de Carlos Manuel Calvo Martínez, como presidente municipal electo de Jiquipilas por el PVEM, los policías estatales Preventivos y fuerza Ciudadana del Estado denunciaron los actos de corrupción de dicho personaje, quien desde febrero de 2018,  que solicitó licencia para separarse de su cargo  como jefe del Estado Mayor de la SSyPC y postularse como candidato a la presidencia de Jiquipilas, mantiene un pelotón de más de 25 policías estatales comisionados para el servicios de su seguridad y al mismo tiempo los emplea como meseros en las frecuentes comilonas que ha hecho desde el inicio de su campaña electoral.

 Además, denunciaron que dichos policías operan con armamento de la SSyPC y se transportan con 15 vehículos de la misma de misma dependencia, quien también cubre los gastos de combustible. Sin embargo, los más grave, señalaron los policías es que Calvo Martínez sigue dirigiendo y manipulando todo en la SSyPC como si nunca se haya separado del cargo, sobre todo porque continúa percibiendo su salario y las cuotas de los sectores de la SSyPC.

Así mismo denunciaron que dichos actos están en contubernio con Octavio Lozoya Uribe, actual titular de la SSyPC, porque no hace nada al respecto y hasta la fecha autoriza recursos de la institución para que Carlos Martínez continúe dando dadivas a los habitantes de Jiquipilas, “tal como si estuviera en campaña”.

 Los uniformados revelaron que casi todo el periodo gubernamental de Manuel Velasco Coello, trabajaron con pocos vehículos, donde ellos tenían que realizar actos de corrupción para poder cubrir los gastos de combustible de cada unidad y llevar las cuotas que Calvo Martínez y sus superiores exigían en cada sector.

Estas denuncias no son las únicas que los uniformados han realizado en contra del actuar de dicho personaje, la más reciente fue en abril del año pasado, cuando dos policías perdieron la vida al asistir a un operativo sin el equipo de protección en San Cristóbal de Las Casas, en ese acontecimiento declararon estar cansados de ser víctimas de un sistema gubernamental que violenta sus derechos humanos y laborales, debido a que la mayoría los uniformados son obligados a enfrentar operativos sin el equipo básico de protección, convirtiéndolos ligeramente en carne de cañón.

En el mes de octubre de este  mismo año, el periodista, Vinicio Portela Hernández, escribió en su columna, que la historia de Carlos Manuel Calvo Martínez, originario de Jiquipilas,  no difiere de los demás policías, pues ingresó a las filas de la Policías Estatal como un simple  policía “razo”, sin preparación académica, ignorante de las leyes, pero su éxito se basó en su participación en actos de corrupción y un oscuro modus operandi que no sólo violentó  los derechos de sus compañeros sino de toda la ciudadanía chiapaneca.

Hoy Calvo Martínez escribirá la misma historia como presidente municipal de Jiquipilas, donde según dicen los uniformados ya opera con los mismos vicios de corrupción que trae de la de la SSyPC, porque siente estar protegido por el gobernador, Manuel Velasco Coello, y su mejor aliado, Octavio Lozoya Uribe, actual titular de la SSyPC.

El Tiempo de Chiapas/Idalia Díaz

Volver