Una niña de 12 años desparecida desde el sábado pasado en el municipio de Chilón, la región indígena tseltal de Chiapas, fue hallada muerta este lunes entre unos matorrales, con huellas de haber sufrido un ataque sexual.

Los padres de la pequeña Patricia Feliciano Miranda, Miguel Feliciano  María Miranda, reportaron su desaparición desde el pasado sábado, por lo que la buscaron en casa de familiares, amigos y demás vecinos de la comunidad de Nachij, donde ella trabajaba en una casa.

Sin embargo, fue hasta mañana del lunes, que el cuerpo de una pequeña fue encontrado en una brecha rural, entre Nachij y el paraje San Martín.

De inmediato, los cuerpos policíacos acordonaron y al zona y llamaron a la familia que buscaba a un familiar desparecido en la zona. Por lo que Miguel Feliciano y María Miranda, de inmediato se percataron que era el cuerpo de su pequeña hija de 12 años de edad, Patricia Feliciano Miranda.

La pequeña estaba desnuda y con huellas de haber sufrido un ataque sexual.

Hasta la tarde de este lunes, la policía municipal de Chilón destacamentados en el poblado de Bachajon mantienen acordonada el área y actuando como primeros respondientes. Según testigos la niña al parecer sufrió ataque sexual ya que fue despojado de sus prendas.

Los inconsolables padre de la menor, lloraban exigiendo justicia y que no quede impune dicho delito, también exigieron los pobladores mas seguridad en el municipio.

Al igual que otras regiones del país, Chiapas, ocupa un alto índice de violencia hacia las mujeres.

“No obstante la gravedad sobre el incremento de la violencia feminicida en Chiapas nos preocupa la actuación de las autoridades encargadas de Procuración y Administración de Justicia en la Entidad ya que continúan realizando prácticas discriminatorias de género, clase y etnia que obstaculizan el acceso a la justicia a las Mujeres, reproduciendo la violencia patriarcal, el abuso de poder, la discriminación y menosprecio a las víctimas que se atreven a denunciar, exigir verdad y justicia evidenciando la negligencia de las instituciones y sus titulares”, dijo recientemente el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas.

De manera particular han señalado  la negligente actuación de la Fiscalía General del Estado (FGE). Y que, de igual forma el Poder Judicial, a través de los juzgados de distrito federal y estatal, han demostrado su incapacidad para juzgar con perspectiva de género haciendo caso omiso a manuales y protocolos de actuación.

Indicaron que en contextos de violencia y creciente conflictividad, la violencia feminicida es una de las expresiones más claras y atroces de la ineficacia e incapacidad de los tres niveles de gobierno para coordinar acciones de prevención, seguridad, cero tolerancia que erradiquen la violencia hacia las mujeres; el 18 de noviembre de 2016 (hace 2 años y 2 meses) se declaró la Alerta de Violencia de Género en Chiapas desde entonces el gobierno federal y estatal han destinado únicamente 6.2 millones de pesos que son insuficientes para implementar las medidas de prevención, seguridad y justicia.

Y que la impunidad, ausencia de protocolos de actuación, criterios de investigación y juicio carentes de perspectiva de género, desconocimiento del marco normativo de derechos de protección a las víctimas de violencia de género y feminicidio, da cuenta del deficiente y negligente papel de la Fiscalía General del Estado (FGE) como entidad responsable de dar seguimiento a la implementación de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género Contra las Mujeres de Chiapas (DAVGM); a nivel nacional el panorama es menos alentador ya que actualmente 56% del territorio se encuentra en Alerta de Violencia de Género.

INFORMACIÓN / ISAÍN MANDUJANO - CHIAPAS PARALELO

Volver