Una deuda de más de 571 millones de pesos ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) es la herencia que los actuales ayuntamientos de Chiapas dejarán a los nuevos gobiernos municipales como resultado de una irresponsable administración en el pago de servicios públicos de primera necesidad.

Hace un par de días la paraestatal dio a conocer información que revela el estado de la “deuda eléctrica” en Chiapas, donde se deja de manifiesto el constante incumplimiento de los gobiernos municipales en torno al pago de los meses atrasados y los meses corrientes.

Y es que, hasta el momento de los 122 municipios en Chiapas sólo dos han liquidado su deuda total con la CFE (Belisario Domínguez y Jiquipilas) , por lo que más del 95 por ciento no sólo no ha mantenido su adeudo histórico con la paraestatal, sino que también lo ha incrementado en entre un 2 y un 20 por ciento de 2012 a 2015.

Según la CFE, los adeudos de los Ayuntamientos son por conceptos del uso de energía en oficinas municipales, alumbrado público y por el uso de energía para el bombeo de agua potable, a los que además se suman la falta de pago a proveedores y los retrasos de pagos salariales y laudos laborales.

De acuerdo a una la lista que será revelada en su totalidad el próximo fin de mes, son 30 los ayuntamientos que concentran la mayor parte de la deuda estatal con un total de 409.33 millones, dejando a los 90 municipios restantes con una deuda general de 161.65 millones de pesos.

La lista de los deudores la encabeza Comitán con casi 64 millones de pesos; le sigue Pichucalco con casi 23 millones;  Frontera Comalapa con más de 22 millones y medio de pesos; Reforma con 20.71 Millones, Tuxtla chico con 20 millones 600 mil pesos, Juárez con más de 20 millones 600 mil pesos; además de Pueblo Nuevo Solistahuacán  con una deuda de más de 15 millones 600 mil pesos.

A las deudas millonarias se suman incuantificables denuncias de la CFE ante el Ministerio público Federal por diversos delitos como secuestro y robo de energía, debido a que por órdenes de los propios alcaldes personal de la empresa ha sido retenido por elementos de las Policías Municipales con el fin de impedir la suspensión del fluido eléctrico.

Según las denuncias ministeriales, se han sucintado varios casos donde el personal de la CFE  es retenido, para posteriormente ser trasladado a las cárceles municipales y luego ser liberados mediante instrumentos legales como el amparo. Además de personal contratado por los propios ayuntamientos para realizar la reconexión ilegal del suministro.

Aunado al evidente problema financiero que significan estas escandalosas deudas de los ayuntamientos chiapanecos, la situación también genera dudas lógicas sobre la eficiente aplicación de los recursos públicos de los gobiernos municipales salientes.

Las dudas saltan de manera inmediata, pues ¿Qué se ha hecho entonces con las partidas presupuestales municipales destinadas al pago de servicios básicos como la energía eléctrica? O ¿A dónde se ha destinado el dinero recaudado a través de los impuestos municipales y las cargas tributarias locales?

Son respuestas que deberán entregar las actuales administraciones que están a punto de dejar a los ayuntamientos chiapanecos prácticamente empeñados ante la Comisión Federal de Electricidad, o quedará en manos de las auditorias municipales la explicación a tan irresponsable endeudamiento de los municipios en la entidad.

EN LA MIRA / HÉCTOR ESTRADA

Volver