Según el periódico El País, no ha habido un periodo de campaña electoral en la historia de México con más homicidios que este. Solo en abril han muerto asesinadas 2.720 personas, esto supone 90 al día. Y entre enero y ese mes, fallecieron en las mismas circunstancias 10.395, según las cifras que ha publicado el Gobierno. Si el año pasado el país soportó que se batieran todos los récord de violencia desde hacía más de dos décadas, los cuatro primeros meses de este hacen temer lo peor: México es más violento ahora que nunca.

 

Desde que se tienen registros, 1990, el número de homicidios no ha dejado de crecer. El año pasado mataron a 79 personas al día, más que en 2016 (62) y mucho más que en 2015 (49), según la información de víctimas que proporciona la Secretaría de Gobernación. Ni en los años más crueles de la guerra contra el narcotráfico se registraron unas cifras de homicidios tan altas como las que vivió el país en 2017. Hasta entonces, el año más letal para México había sido 2011, en plena batalla abierta contra los capos de la droga, una época donde los cadáveres llenaban las primeras planas de los periódicos nacionales. El último año rebasó aquella etapa oscura y batió el récord más sangriento de su historia.

Este año electoral se presenta mucho peor. Mientras los candidatos a la presidencia de México recorren el país en busca del voto de los indecisos de cara al 1 de julio, decenas de aspirantes a alcaldes y diputados locales han sido acribillados a tiros. Según las cifras de la consultora Etelekt, al menos 80 políticos han sido asesinados (desde septiembre de 2017) y se han registrado más de 180 víctimas de agresiones directas, lo que ha convertido a este proceso electoral no solo como el que tiene más cargos en disputa (3.400), sino también como el más violento en la historia del país.

Si se hace una comparación de asesinatos ocurridos en los tres periodos de campaña anteriores, nunca se había matado tanto como en esta contienda electoral. Según las cifras de homicidios dolosos del Instituto Nacional de Estadística, entre enero y abril del año 2000 fueron asesinadas 3.715 personas; en el año 2006, 3.350; y en plena guerra contra el narcotráfico, 8.488, casi 2.000 menos que en el mismo periodo de este año.

Las últimas cifras que ha publicado Gobernación incluyen también datos sobre feminicidios. En lo que va de año han sido asesinadas más del doble de mujeres —por cuestión de género— que hace tres años: 269 víctimas en cuatro meses. Aunque se trata de un dato polémico, pues no todos los homicidios cometidos contra las mujeres se registran como feminicidios en cada Estado. Así, mientras las cifras oficiales presentan una tasa de más de dos asesinatos al día, las organizaciones civiles denuncian más de 8. En cualquier caso, todos coinciden en que la tendencia desde hace años implica un trágico aumento.

Los Estados con las tasas más altas de asesinatos hasta abril de este año son Colima, Baja California, Guerrero, Guanajuato y Chihuahua, según el número de habitantes. Y de violencia contra la mujer, por cifras totales, en este orden: Veracruz, Nuevo León, Estado de México y Guerrero.

Volver