Si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumpliera esta vez su amenaza de cerrar por completo la frontera entre su país y el nuestro, muchos productos y servicios se quedarán sin ser provistos por México. Esto incluye una de las exportaciones más importantes para el consumidor norteamericano: el aguacate.

El líder estadounidense ha vuelto a reavivar el debate sobre los escenarios en caso de cumplir una de sus amenazas más recurrentes. Esta vez, insiste en que la cumplirá si México no cede a su peticiones: cerrar la frontera del lado sur y detener la migración ilegal.

Todos los productos que llegan al país del norte por la zona fronteriza se verían afectados, pues la economía de esa zona está altamente integrada. Casi la mitad de todos los vegetales que Estados Unidos importa crecen en México, según datos del Departamento de Agricultura de EU (USDA).

El desabasto de estos productos dejarían a los estadounidenses sin uno de los productos más consumidos por sus ciudadanos: el aguacate, que desaparecería al cabo de sólo tres semanas.

No podrían haber elegido una peor época del año, porque México provee virtualmente el 100% de los aguacates en Estados Unidos ahora mismo”, advirtió Steve Barnard, presidente de Mission Produce, distribuidor de aguacates más grande del mundo, en entrevista para Reuters.

El empresario emperó que el estado de California es el único que está planteando cosechar aguacates, aunque su cultivo aún es muy pequeño, por lo que no son relevantes para las cifras comerciales.

De acuerdo con el Departamento de Comercio, en 2017 EU y México comerciaron cerca de 557.6 miles de millones de dólares en bienes. Perder el negocio de los aguacates se sentiría fuertemente en Estados Unidos, donde el consumo de este alimento se ha elevado rápidamente en los últimos años: 1.7 millones de libras se exportaron desde México a EU en 2017.

Volver