En medio de las prisas y el desconcierto, finalmente fueron dos convenios de candidatura común los entregados ante la oficialía de partes del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC). Uno con la “ratificación” de la candidatura de Roberto Albores Gleason abanderando cinco partidos políticos y otros más conformada por el Partido Verde Ecologista de México, Chiapas Unido y Mover a Chiapas con la sorpresiva postulación de Fernando Castellanos Cal y Mayor.

Faltaban menos de 10 minutos para concluir el plazo cuando Noé Castañón Ramírez y el presidente estatal del PRI, Julián Nazar, arribaron al IEPC para realizar la entrega del documento. Todo apuntaba a la ratificación consensada, pero bastantes ríspida, de los cinco partidos a favor de Albores Gleason. Lo medios de comunicación presentes rodearon la ventanilla de la oficialía de partes mientras Castañón y Nazar realizaban el trámite correspondiente.

Pese a las preguntas insistentes sobre el contenido del convenio de candidatura común, los representantes guardaban un nervioso silencio. Sus rostros lucían cansados y en evidente estrés... De pronto, a sólo unos minutos para concluir el martes, Eduardo Zenteno del Partido Verde y Enoc Hernández de Mover a Chiapas arribaron al lugar. Pasaron de prisa sin brindar declaraciones.

A la ventanilla se aproximó con urgencia la representante legal del PVEM, Olga Mabel López Pérez. Llevaba en sus manos un nuevo convenio de candidatura en común sin el PRI y Nueva Alianza. El candidato postulado al gobierno de Chiapas era nada más y nada menos que el ex presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Fernando Castellanos Cal y Mayor.

El documento fue recibido, incluso sin haber concluido la revisión del primer convenio entregado por el PRI. El tiempo corría y el plazo se agotaba. 11:58 fue la hora de recepción anotada por el personal del IPEC en el convenio entregado por el Verde. Pero había ocurrido un error garrafal, la documentación había sido entregada y sellada sin haber sido firmada por completo.

La situación fue tan evidente que la devolución del documento y el proceso de firmas quedó documentado por los propios medios que cubrían el hecho. “Están firmando después de las 12 de la noche. Fuera del plazo (…) Que quede constancia de la irregularidad de la oficialía de partes”, expresó Castañón Ramírez. Y el ambiente se hizo más tenso.

Los minutos pasaron y los desencuentros verbales entre López Pérez y Castañón fueron la única constante. Nuevamente el desconcierto y la incertidumbre se apoderaba del caso. Habrá que esperar aún más para las definiciones ahí… Así será hasta este miércoles cuando finalmente el Consejo General del IEPC determiné la procedencia o improcedencia de los documentos presentados, disipando la tanta duda y especulación sobre una candidatura que no termina de formalizarse a menos de mes y medio de la elección.

Volver