El hijo del “Chapo”, Alfredo Guzmán, publicó este sábado una fotografía junto a un sujeto con unas características muy parecidas a las del narco más buscado del mundo, Joaquín “el Chapo” Guzmán, al parecer tomada en Costa Rica.

Todavía no se sabe si el hijo del capo realizó esta fotografía y dejó la etiqueta geográfica que decía Costa Rica, para confundir a las autoridades pero lo que si hizo fue poner en alerta a las policías de ambos países que le siguen la pista.

La fotografía fue publicada en la red social Twitter, donde el hijo del líder del cartel de Sinaloa de manera constante hace tuits sobre la fuga de su padre. El mensaje de la foto que tiene algunas pegatinas dice: “Agustooo aquí ya saben con quien apatoroo”.

Cabe señalar que el nivel de aprobación del presidente de México, Enrique Peña Nieto, registró una caída de 3 puntos porcentuales y se ubica ahora en 36 %, explicada principalmente por la fuga del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, según un sondeo de la firma Mitofsky.

De acuerdo con la encuesta, el nivel de aprobación del presidente fue de 36 % en agosto y el de desacuerdo de 61 %, en comparación con las lecturas de 39 % y 57 % de mayo, antes de la fuga de “El Chapo” Guzmán de una cárcel de máxima seguridad el 11 de julio pasado.

“El Chapo” se escapó por un túnel que comenzaba en el piso de la regadera de su celda y que tenía una longitud de más de 1,5 kilómetros hasta una casa cercana a la prisión.

La celda 20 que “el Chapo” ocupó hasta su fuga no ha sido tocada todavía por los trabajadores, debido a que está bajo resguardo del Ministerio Público federal que investiga el escape.

Las autoridades mexicanas reforzaron con acero el piso de la cárcel de máxima seguridad del Antiplano I luego de que el narcotraficante se fugara.

El piso de las celdas donde estaba ingresado Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, fue levantado para colocar una red de varillas de acero de tres cuartos de pulgada que quedará cubierta por cemento.

La prisión del Altiplano I, en la que Guzmán estaba preso desde febrero de 2014, está ubicada en Almoloya de Juárez, en el Estado de México, a unos 90 kilómetros de Ciudad de México.

Es la segunda vez que Guzmán, considerado por México y Estados Unidos como uno de los delincuentes más peligrosos, se fuga de una cárcel de alta seguridad, luego de que en 2001 se escapara de Puente Grande, en el estado occidental de Jalisco.

Las autoridades mexicanas ofrecen una recompensa de 3,8 millones de dólares y las de Estados Unidos 5 millones de dólares por datos que lleven a su captura.

A raíz de la fuga, el ministro de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, destituyó a tres funcionarios, entre ellos el director del penal.

Volver