En el colmo de la arbitrariedad se encuentra hoy el Sindicato Independiente y Democrático de los Trabajadores al Servicio del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas (SIDET CECYTECH), bajo el liderazgo de José Luis Guzmán Jiménez, quien, entre la desesperación por la masiva salida de sus agremiados y el debilitamiento de su agrupación, ha recurrido al uso de la violencia y las amenazas laborales en contra de los trabajadores que no cuenten con la venia de su sindicato.

Lo que sucede hoy con el SIDET ha activado las alarmas para miles de trabajadores del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas (CECYTECH) quienes han sido formalmente amenazados con impedirles el ingreso a sus lugares de trabajo en caso de no apoyar las decisiones del sindicato y su Secretario General, José Luis Guzmán.

El oficio girado a todos los planteles y oficinas administrativas del CECYTECH por parte del SIDET advierte de manera clara la aplicación de los supuestos acuerdos tomados durante la asamblea del pasado 7 de julio que entre otras medidas determinaron: no dejar entrar a sus centros de trabajo a los agremiados del nuevo Sindicato de Trabajadores Administrativos del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas (STA CECYTECH).

Asimismo, han amenazado con: impedir el acceso a trabajadores no sindicalizados que no apoyen las medidas tomadas por el SIDET; así como retirar de los planteles a todos los directivos que se opongan a las decisiones del sindicato que encabeza Guzmán Jiménez o muestren simpatía con la nueva agrupación sindical y “exigir” la inmediata destitución del director del Plantel 1 en San Fernando debido al apoyo mostrado al STA.

Más allá de las simpatías o justificaciones viscerales, las medidas de represalia asumidas por el SIDET resultan inaceptables. José Luis Guzmán y sus delegados no pueden trasgredir los derechos constitucionales de ningún trabajador, simpaticen o no con su sindicato. El sólo hecho de impedir injustificadamente el acceso a los trabajadores (por las razones que sean) constituye delitos flagrantes que requerirán de la inmediata intervención judicial.

La creciente migración de agremiados del SIDET al nuevo sindicato o las acusaciones entre uno y otro no son argumentos válidos para procedimientos tan autoritarios como los advertidos. A Guzmán Jiménez y su grupo cercano se les ha olvidado por completo que las y los trabajadores se encuentran en plena libertad de asociarse o no con el sindicato que mejor les convenga sin que eso implique sanción, amedrentamiento o procedimientos en su contra.

Los agremiados al Sindicato de Trabajadores Administrativos del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chiapas han advertido ya que solicitarán la actuación de las autoridades pertinentes para intervenir y sancionar las posibles acciones arbitrarias del SIDET contra los derechos de los trabajadores ajenos al control de dicho sindicato, por lo que se encuentran listos para interponer los procesos penales correspondientes por delitos como asociación delictuosa, incitación a la violencia y delitos cometidos por servidores públicos.

Las amenazas de José Luis Guzmán y el SIDET contra el personal opositor del CECYTECH deberán tener consecuencias serias por su evidente ilegalidad. Se trata de un caso de autoritarismo puro y violación flagrante a los derechos humanos de los trabajadores que no pueden tomarse a la ligera. Por la desesperación y ambición de poder permanente, hoy Guzmán Jiménez se ha convertido en otro dictador sindical más que ha terminado cometiendo los mismos abusos que tanto ha criticado… así las cosas.

Volver