En un hecho que muy pocos veían venir, este martes Sasil de León Villard asumió el cargo como nueva delegada de Prospera en Chiapas. Sí, ese mismo programa involucrado en el acarreo masivo realizado para el supuesto informe legislativo del senador Roberto Albores Gleason, en abril de este mismo año… Y las dudas, suspicacias y sospechas han comenzado a surgir de semejante designación federal.

Sasil de León es una mujer rodeada de duros señalamientos por la corrupción y el pésimo desempeño realizado al frente del único encargo gubernamental de importancia que ha tenido: la Secretaría para el Desarrollo y Empoderamiento de las Mujeres. El único mérito de su efímera “carrera política” es ser amiga cercana del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello y ahijada de la madre del mandatario estatal, Leticia Coello.

El desempeño de las hermanas De León Villard (Sasil e Itzel) al frente de la SEDEM ha sido más que cuestionable. Desde el arribo de Sasil de León dicha dependencia se transformó en un medio para la captación de recursos federales destinados a programas de equidad de género que, engañosamente, han sido utilizados en la aplicación de programas asistencialistas, con evidentes fines electorales.

El programa “Bienestar, de corazón a corazón”, es el mayor ejemplo de lo que la SEDEM ha hecho con los recursos públicos que deberían destinarse al verdadero desarrollo y empoderamiento de las mujeres en Chiapas. Se han convertido en una jugosa bolsa para movilizar mujeres y rellenar eventos gubernamentales o condicionar votos a favor del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Se trata de un programa asistencialista al que se le destina anualmente un presupuesto aproximado de 200 millones de pesos, transformados en “apoyos” económicos (de 500 pesos) o despensas para manipular, condicionar o abusar de alrededor de 40 mil madres solteras de escasos recursos, empadronadas bajo una clara estructura electorera, usual de las viejas prácticas partidistas.  

De manera indiscriminada, la SEDEM, bajo el liderazgo operativo de Sasil de León Villard, se ha encargado de reclutar a líderes de sector en diversas colonias, barrios y ejidos de Chiapas para formar grupos de mujeres (madres solteras o no) a quienes se empadrona con copia de credencial de elector y demás datos confidencias para su fácil ubicación. La única condición para seguir recibiendo el “apoyo gubernamental” es acudir a los eventos que se les diga y garantizar votos durante los comicios.

Para la Secretaría para el “Desarrollo y Empoderamiento de las Mujeres”, como dependencia ejecutora de las políticas públicas de género, las mujeres en Chiapas son hoy por hoy simples votos a disposición o bloques de relleno para eventos gubernamentales. Se ha convertido en un organismo estatal dispuesto a negociar con la dignidad y la necesidad del sector social que, se supondría, debería defender e impulsar su desarrollo integral.

La SEDEM es actualmente, sin duda, la antítesis más vergonzosa e indignante de la dignificación femenina. Porque no sólo lucra con las mujeres, sino también opone abiertamente al reconocimiento de sus derechos y la procuración de la justicia para ese sector. Ha obstaculizado deliberadamente la activación de mecanismos tan importantes como la “Alerta de Género” a fin evitar cualquier daño a la imagen de su amigo gobernador. Finalmente, los feminicidios poco le han importado.

Por eso resulta grosera la repentina irrupción de Sasil de León en un programa como Prospera. Porque son evidentes los fines con los que fue colocada en ese puesto de clara operación electoral. Manuel Velasco la ha impuesto ahí para utilizar los recursos públicos de objetivo social en fines de movilización y condicionamiento electorero, como ya lo hizo antes en la SEDEM.

Ahora sólo falta conocer quién será el beneficiario final de semejante designación con miras al 2018. Si las operaciones de De León Villar seguirán teniendo como beneficiario a los intereses de Albores Gleason o, de plano, se trata de una maniobra del gobierno verde para colocar el botín en apoyo del verdadero alfil de Velasco Coello rumbo al relevo sexenal que viene… así las cosas.

Volver