Los intentos del legislativo estatal de explicar o justificar la sospechosa extinción del Fondo Estatal para la Atención de Desastres Naturales (FOEADEN) no hacen otra cosa que abrir más dudas y contradicciones sobre el procedimiento que significó la reasignación de más de 80 millones de pesos hacia destinos presupuestales no especificados que bien pudieron servir de mucho para la reconstrucción de Chiapas tras el terremoto del 7 de septiembre.

Esta vez fue el turno de la diputada panista Fabiola Ricci Diestel quien salió a medios para tratar de justificar la extinción del fideicomiso. Fue en una breve entrevista para el portal Mural Chiapas y el periodista Bernardino Toscano como la diputada local intentó explicar el asunto que aún mantiene a la actual legislatura, y en especial al presidente de la Mesa Directiva, Eduardo Ramírez Aguilar, en medio de tremenda controversia.

Visiblemente nerviosa, la legisladora plurinominal, presidenta de la Comisión de Protección Civil, trató de excusar lo sucedido, pero terminó aportando elementos a la serie de sospechas que hoy se ciernen sobre el bochornoso hecho. Sin contar la precisión en las fechas sobre la creación del FOEADEN (que ella aseguró fue creado inmediatamente después del terremoto de 1985, cuando realmente fue creado en 1998), la diputada precisó otros datos más interesantes.

Ricci Diestel aseguró que desde noviembre de 2010 la Federación cambió las reglas de operación para los fondos estatales de atención de desastres, por lo que en diciembre de ese mismo año la legislatura en turno fue notificada para realizar las adecuaciones pertinentes. Según sus propias palabras, la indicación fue realizar las “MODIFICACIONES” necesarias para armonizar los fideicomisos estatales con las nuevas reglas de operación federales. Entonces la extinción no era estrictamente obligatoria.

En 2011 la entonces legislatura decidió dejar operando el FOEADEN por que contaba ya con recursos asignados y su modificación de última hora podrían significar riesgos operativos en caso de desastres. Desde esa fecha el FOEADEN se mantuvo operando con regularidad y sin problemas documentados. Por eso resulta tan sospechoso que el procedimiento se diera siete años después, tras el paso de dos legislaturas estatales y a medio año de pleno ejercicio presupuestal.    

A decir de la diputada Fabiola Ricci, el FOEADEN no se ha extinto por completo. Se quedó como un remanente de sólo un millón 74 mil pesos que serán reincorporados al erario en un plazo máximo de un año. Los casi 79 millones restantes SÍ fueron devueltos a la Secretaría de Hacienda estatal para su “reasignación” hacia destinos no especificados. Entonces ¿Cuál era la urgencia de la actual legislatura para extinguir jurídicamente el Fondo Estatal para la Atención de Desastres Naturales?

Tal vez la explicación tenga que ver con la proximidad de los tiempos electorales y la desesperada búsqueda de recursos adicionales que desde a principios de año el gobierno de Chiapas ha emprendido con diversas medidas controversiales como el despido masivo de personal burocrático. Finalmente, se trataba de jugosos recursos disponibles en fondos de eventualidad que bien pudieron haber sido utilizados con discrecionalidad cómplice. Pero el destino les jugó una muy mala pasada.

Del nuevo Fondo para la Gestión Integral de Riesgo de Desastres creado apenas en junio pasado, Ricci Diestel dijo desconocer el monto total del fideicomiso. Se limitó a detallar que este nuevo mecanismo ya no significará la entrega de recursos económicos, sino de acciones. Es decir, el dinero del nuevo Fondo para la Gestión Integral de Riesgo de Desastres nunca llegará directamente a las manos de los damnificados. Será absolutamente administrado y ejecutado por el ejecutivo estatal.

Las declaraciones de la presidenta de la comisión legislativa de Protección Civil sólo contribuyeron a las dudas y los señalamientos. La estrategia para convencer y quitar del centro de los ataques a Eduardo Ramírez Aguilar no ha funcionado. El legislador, presidente del partido verde en Chiapas, está obligado a salir a medios junto al titular de la Secretaría de Hacienda para brindar una explicación convincente sobre el procedimiento y el destino de los 80 millones de pesos que fueron liberados de manera altamente sospechosa… así las cosas.

Volver