La ola de abusos y presuntos casos de corrupción al interior de la Contraloría Social del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPA), a cargo de Rosa Velia Fernández Vera, parecen haber llegado a su límite. Las constantes denuncias realizadas por ciudadanos defraudados se suman ahora a serios señalamientos de duplicidad o usurpación de funciones al interior del organismo.

Apenas el pasado mes de febrero colonos del barrio San Francisco denunciaron un supuesto fraude cometido por Velia Fernández. Según las denuncias hechas a medios de comunicación, la funcionaria habría convencido a los vecinos de pagar el material de construcción que serviría para concluir la obra de desazolve sobre la 11 Sur, entre 2 y 3 Poniente. Ellos cumplieron con el pago, pero ella no regresó.

Las denuncias en su contra por constantes engaños a usuarios del SMAPA son numerosas. Algo muy similar sucedió este mismo año en la Colonia Obrera donde los vecinos fueron burlados por la Contraloría Social mediante minutas y acuerdos que tampoco se cumplieron a cabalidad. Pero, las constantes denuncias ante medios de comunicación y las propias oficinas del SMAPA simplemente no han tenido eco.

Sin embargo, una acusación aún más grave pesa ahora en su contra. De acuerdo a documentos del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, Velia Fernández estaría incurriendo en duplicidad o usurpación de funciones, pues, aunque actualmente se ostenta como encargada de la Contraloría Social del SMAPA, al mismo tiempo se mantiene dada de alta como Jefa de la Unidad de Atención Ciudadana del mismo organismo.

Según constancias de pago nominal, hasta el mes de julio Velia Fernández se ha mantenido cobrando un sueldo de 21 mil pesos mensuales (sin descuentos), bajo la clave de empleado 06957. Todo lo anterior mientras se ostenta legalmente como Contralora Social, tal y como consta en el memorándum SMAPA/CS/081/2018, entre otros documentos oficiales firmados por la funcionaria municipal.

Para hacer posible la duplicidad de funciones, Fernández Vera ha usado como prestanombres a Gabriela Nayeli Gómez Rosales, quien engañosamente hoy aparece en el directorio público (http://www.smapa.gob.mx/index.php/conozca/directorio) del organismo municipal como Jefa de la Unidad de Atención Ciudadana, aunque realmente Velia Fernández ha sido quien ha cobrado el sueldo de esa plaza laboral.

La actual Contralora Social o Jefa de Unidad de Atención Ciudadana no sólo ha inundado los medios de comunicación con denuncias contantes de usuarios enfurecidos por el incumplimiento de las minutas que firma bajo un cargo que legalmente no puede desempeñar mientras siga dada de alta con una responsabilidad distinta dentro de la estructura organizacional del SMAPA.

Aún es poco claro lo que se esconde detrás de estás maniobras para dar impunidad a una funcionaria, que además incurre en duplicidad o usurpación de funciones. El Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (SMAPA) está obligado a aclarar de manera inmediata la situación y castigar a quienes hayan permitido tanta arbitrariedad en torno a una sola persona… así las cosas. 

Volver