Lejos de las grandes coberturas mediáticas, la controversia en redes sociales y la ayuda humanitaria desbordada, este lunes dio inicio la caravana “Pies Cansados” que moviliza a decenas de familias chiapanecas desplazadas por la violencia que actualmente afecta a los municipios de Chenalhó, Zinacantán y Ocosingo, ante la indiferencia e incumplimiento de las autoridades estatales y federales.

Y es que, el gobierno de Manuel Velasco Coello no sólo ha sido el causante de la pesadilla que hoy tiene a miles de familias sin la posibilidad de regresar a sus hogares, también ha permitido deliberadamente que los violentos (alimentados por su aliados políticos en las zonas de conflicto) permanezcan durante años a costa del bienestar, la salud y la vida de cientos de inocentes.

Velasco Coello sabe perfectamente que, en la mayoría de los casos, ha sido el Partido Verde Ecologista y sus alfiles quienes gestaron la nueva violencia desmedida. La obstinación para imponer a sus estructuras políticas y sacar del camino a los adversarios provocaron conflictos que se les salieron por completo de las manos, y se convertirán en una inevitable herencia escabrosa para su sucesor.   

La caravana “Pies Cansados” es consecuencia de la indiferencia gubernamental, su incapacidad para resolver problemas y el abandono de las víctimas. El incongruente de Manuel Velasco, que hace sólo unas semanas salió a ofrecer toda la ayuda humanitaria de su gobierno a la caravana de migrantes centroamericanos, ha incumplido una y otra vez con la obligación de garantizar alojamiento digno y alimentos para los desplazados de su propio gobierno.

Para ellos, los que no generan aplausos de la comunidad internacional o el beneplácito del presidente electo en México, sólo ha habido indiferencia. Han servido de poco las manifestaciones, marchas o protestas recurrentes para exigir solución a su agravada situación. Se han convertido en residentes constantes de la vía pública, frente a Palacio de Gobierno o Congreso del Estado, a fin de ser escuchados.

Es verdad que los conflictos son más complejos de lo que parecen, que detrás hay poderosos grupos violentos (insertados en la política local) que se han empoderado y están dispuestos a chantajear, condicionar e incluso propiciar tragedias a gran escala con tal de someter a los nuevos gobiernos.

Pero también se debe reconocer que se trata pues de un monstruo alimentado por la administración Verde que ya agoniza el la gubernatura de Chiapas; una de las tantas herencias lastimosas que Velasco Coello dejará a los chiapanecos y requerirán de verdadera determinación para resolverse.

La nueva caravana “Pies Cansados” habla justamente de eso, del hartazgo de un pueblo agotado, desesperado y quebrado (en todos los sentidos) que exige a gritos soluciones y justicia urgentemente. Se trata pues de una caravana distinta donde los objetivos no están detrás de las fronteras internacionales y los sueños de un futuro mejor se encuentran justo en el hogar del que salieron y al que no pueden volver… así las cosas.    

Volver