Las noticias generadas a consecuencia de la nueva deuda pública adquirida por la administración de Carlos Morales Vázquez durante sus tres primeros meses de gobierno siguen dando de qué hablar a nivel estatal y nacional. Esta vez fue la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) quien reveló la lista de los 25 municipios más endeudados de México a la que, después de algunos años, reingresó la capital chiapaneca.

De acuerdo al estudio sobre las “Obligaciones Financieras de los Municipios de México al Cuarto Trimestre de 2018”, Tuxtla Gutiérrez avanzó a la posición número 23 de los municipios más endeudados del país, con una deuda equivalente a los 462.1 millones de pesos.

La lista es encabezada por municipios como Tijuana, Guadalajara, Monterrey, Hermosillo y Zapopan que desde hace años no han podido dejar los primeros lugares del endeudamiento nacional. La capital chiapaneca no se encontraba dentro del escabroso ranking desde hace al menos una década, durante el gobierno de Juan Sabines Guerrero.

Y es que, cabe recordar que de acuerdo al informe de la SHCP referente al último trimestre de 2018, de septiembre a diciembre del año pasado la deuda de Tuxtla Gutiérrez pasó de 360.8 millones de pesos a 462.1 millones de pesos. Significó un incremento sustancial del 28 por ciento sobre los compromisos financieros de la capital chiapaneca.

Según los documentos de la SHCP, el ayuntamiento que comenzó el pasado 1 de octubre de 2018 realizó la contratación de una nueva deuda por 105.2 millones de pesos con la Banca Múltiple. El nuevo compromiso crediticio se sumó a los 360 millones que el municipio capitalino ya arrastraba con la Banca de Desarrollo.

Con la nueva deuda municipal Tuxtla Gutiérrez también se consolidó como el municipio más endeudado de la entidad chiapaneca, representando más del 70 por ciento de la deuda general que todos los municipios de Chiapas tienen registrada ante la Secretaría de Hacienda federal; una deuda municipal global que ascendía a más de 639 millones de pesos hasta a finales del año pasado.

Y el problema para Tuxtla con respecto a la nueva deuda luce más complejo. El mismo estudio de la Secretaría de Hacienda colocó a Tuxtla Gutiérrez en la posición 15 (ocho lugares arriba) en la lista de los municipios con mayores complicaciones para liquidar sus compromisos financieros, respecto a la cantidad ingresos que perciben. Es decir, a diferencia de municipios como Tijuana, Guadalajara y Monterrey la capital chiapaneca tiene menos capacidad para pagar sus deudas respecto a la cantidad de dinero que ingresa.

El asunto no es menor. Para reducir el nuevo monto total de la deuda –al menos a la mitad- se requeriría de la solicitud de millonarios recursos extraordinarios o un otro esquema de austeridad municipal que se ha prolongado por más de dos trienios. Carlos Morales está metido en serias complicaciones financieras que deberá abordar con absoluta transparencia y medidas obligatorias para llamar a la rendición de cuentas.

Aunque se moleste ante los cuestionamientos y sonría enfadado ante la insistencia del tema, el presidente municipal está obligado a contestar y precisar (cada que sea necesario) cuál ha sido el destino de los más 105 millones de pesos entregados a su administración como nueva deuda pública y, de paso, precisar ¿cuándo procederá penalmente contra los responsables de las irregularidades financieras que, asegura, lo obligaron a endeudar nuevamente el futuro de la capital chiapaneca?... así las cosas. 

Volver