Son varios los pendientes que el Congreso del Estado  tiene con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y desde el año pasado se está “haciendo Pato”. El próximo lunes, 1 de abril, la 67 legislatura del Congreso de Chiapas, iniciará su segundo periodo ordinario de sesiones, que corresponde al primer año de ejercicio constitucional, y es hora de que se ponga a trabajar para dar solución a los asuntos que tiene con la CFE, porque al paso que van no podrán cumplir con el mandato del presidente Andrés López Obrador, para descentralizar la paraestatal.

Entre los asuntos más relevantes y que desde el año pasado viene turnando es la deuda  de 2 mil 400 millones de pesos de los Ayuntamientos municipales con la CFE, según la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso del Estado. 

Además, hasta el momento,  el congreso legislativo no da noticias si la entrega del edificio, denominado “Plaza de las Instituciones” o Cabeza Maya,  que se encuentra en el bulevar Belisario Domínguez #950, de Tuxtla Gutiérrez, se le dará a la CFE a cambio de la deuda con los Ayuntamientos y si es suficiente para saldar el pendiente económico.

Tan poco ha informado la respuesta de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), de la Comisión Reguladora de Energía y de la CFE,  sobre el apoyo solicitado en el mes de diciembre para que promuevan acciones que permitan la condonación total de los adeudos a los usuarios finales del servicio doméstico en varios municipios de Chiapas.

Menos que atienda y den respuesta a la solicitud de varias organizaciones sociales para que la CFE quite la tarifa doméstica de alto consumo y regule las tarifas a costos más justos, para que los chiapanecos, sobre todo de más bajos recursos, puedan pagar cuotas razonables a sus bolsillos.

El análisis y discusión de estas iniciativas van demasiado lentas, casi medio año y no hay repuestas, los legisladores se excusan que las iniciativas son complejas, pero omiten fincar responsabilidades  y hacer justicia, pues  no se les olvide que la dádiva del edificio servirá para pagar los adeudos del gobierno de Manuel Velasco Coello.

 Al respecto, también habría que cuestionarle al Congreso de Chiapas si estas acciones abonan a los  esfuerzos de acabar con la corrupción en el estado, pues con su actuar pareciera que existe sólo para condonar deudas y simular que no hay pruebas objetivas para ejercer justicia.

En días pasados, el presidente de la Jucopo, Marcelo Toledo Cruz, dio a conocer, que aún no hay información respecto al retraso en la instalación de la CFE en la entidad y aseguró que el pendiente económico no es la razón para detener la mudanza de la empresa eléctrica al estado, sin embargo no explicó las condiciones actuales en la que  se encuentran dichas situaciones.  Vamos a ver si en este periodo de sesiones, los legisladores ya se ponen a trabajar con mayor empeño y se dejan de simulacros.